Indice - Home - Cerrar Aplicación

 

Ecos simpáticos

 

 

“La Nación”

 

“Ecos de las Mercedes”– Una curiosidad novedosa é interesante es este periódico que acaba de aparecer y que puede, por más de un título, estimular la meditación de sus lectores. Se trata de una revista escrita por los asilados del Hospicio de las Mercedes. La dirección del establecimiento ha querido provocar saludables disciplinas mentales entre sus enfermos y éstos han respondido á la invitación con los trozos de prosa y verso que llenan Ecos de las Mercedes.

El viejo aforismo de que no son todos los que están ni están todos los que son, se desprende como una impresión obligada de la lectura. Y quizá si se comparara la nueva revista con muchas de las publicaciones literarias que andan por ahí, podría encontrarse tema para un sabroso capítulo ilustrativo sobre el mérito de ciertas novelas literarias.

 

 

“Le courrier de La Plata”

 

Ecos de las Mercedes– 1re année, numéro 1, une jolie petite revue rédigée et imprimée par les malades de l'hospice, á qui souhaitons bonne santé et longue vie.

Traducción: Ecos de las Mercedes– 1er año, número 1, una pequeña y linda revista, redactada é impresa por los enfermos del hospicio, á los cuales deseamos buena salud y larga vida.

 

 

“La Razón”

 

Revistas y folletos– Hemos recibido Ecos de las Mercedes, revista quincenal, número 1, que aparecerá en el Hospicio de las Mercedes. Viene muy bien impresa y en buen papel.

Esta nueva revista será redactada é impresa por los enfermos asistidos en el hospicio, con el objeto de que su publicación signifique un nuevo medio de tratamiento de la locura, ejercitando las facultades mentales y concentrando la disciplina intelectual y la atención.

Se vendrá á demostrar que la locura no implica siempre un oscurecimiento ó pérdida total de las facultades mentales y que es muy frecuente la coexistencia de la memoria, la conciencia, el juicio, la imaginación y la lógica.

Estos son los propósitos de la nueva publicación á quien agradecemos su saludo y lo retribuimos formulando votos por su prosperidad y éxito en la nueva empresa.

 

Año I, N° 2

 

Nuevos Ecos

 

La aparición del segundo número de “Ecos de las Mercedes”, ha sido recibida por la prensa, el público y las personas ilustradas, con un interés que demuestra la facilidad con que esta publicación ha conseguido conquistarse la general simpatía, haciendo comprender y palpar el calor intrínseco que ella significa.

Recogemos algunos de los muchos buenos juicios que nos han llegado entre las hojas de los diarios bonaerenses. Dice:

 

 

“El Diario”

 

Sin duda alguna serán pocas aquellas de nuestras lectoras que conocen la existencia de un periódico literario que edita el Hospicio de las Mercedes, escrito por los dolientes que allí se albergan, esperando que la luz divina de la razón perdida vuelca á rutilar sobre sus pobres frentes. El periódico es nuevo y no sería, además, estraño, que su doliente y estraña catadura de periódico de locos, lo aparte del camino florido y alegre de las lectoras de Vida Social.

Pues aquí que nosotros hemos hallado de improviso é impensadamente, el mas lindo motivo para hacérselo conocer y dejar de él en los espíritus femeninos, un delicado y fragante recuerdo. El motivo son unos versos, unos bellísimos versos, escritos por un enfermo del hospicio, y cuya terneza gentil, arte espontáneo y exquisita manera de rimar, revelan un poeta de verdadera fuerza sensitiva. Esas estrofas llenas de gracia podrían llevar la firma del mas afamado de nuestros trovadores.

 

 

“El Diario español”

 

Ecos de las Mercedes– Este es el título de una revista quincenal que se edita en virtud de una plausible y original idea de la dirección del Hospital de alienados de las Mercedes.

La inteligente dirección del establecimiento, ha querido, al iniciar tal publicación, proporcionar á los enfermos del mismo un nuevo medio á la vez que de solaz, de procedimiento terapéutico para coadyuvar á su curación.

Al vulgo se le ocurrirá reírse de buena gana, al saber que esta revista estará redactada por… locos, pero si se reflexiona un poco, el caso nada tiene de novedad, ni de particular; ¡cuántas imajinaciones no han producido teorías y pensamientos, que sus contemporáneos trataron de escritos de locos, de locuras, lisa y llanamente!

Por otra parte y si atendemos á lo que dice el antiquísimo proverbio, de que los locos dicen las verdades, tampoco debe tomarse á risa la utilidad y conveniencia de la aparición de esta revista, pues al fin y al cabo existe tanto convencionalismo en todos ó casi todos los actos de la vida en que un poco de verdad, aunque venga de los locos, será siempre una hermosa promesa ya que como realidad no se quiera aceptar cuanto en el tema de sus producciones nos revelan esos cerebros… en tratamiento.

Pero en fin de cuentas y humorismo aparte, ateniéndonos á la razón científica, como móvil esencial de esta publicación se consigna en las siguientes líneas de su bien meditado programa, bien venidos sean los Ecos de las Mercedes si su aparición ha de servir para aliviar aun que más no sea la triste afección que agobia á aquellos pobres enfermos.

He aquí dichas líneas del referido programa:

“El fin esencialmente terapéutico que se persigue con esta publicación, análoga á la que aparece en algunos grandes asilos similares europeos, hace que ella signifique un nuevo medio de tratamiento de la locura”.

Año I, N° 3

 

 

“La Nación”

 

Ecos de las Mercedes– Hemos recibido los números 4 y 5 de este periódico, redactado é impreso por los enfermos que se asisten en el hospicio de las Mercedes, para que ejerciten sus facultades mentales, como tratamiento moral de dichos enfermos.

El último de estos números está enteramente dedicado a la memoria del general Mitre, conteniendo once artículos y cinco composiciones poéticas, una de ellas en francés.

Es curioso ver los destellos de inteligencia que, como lo dice la dirección del establecimiento al explicar el objeto de la publicación, la persistencia de la razón en la locura es un hecho perfectamente comprobado, ó, en otros términos, que la locura no implica siempre un obscurecimiento ó pérdida total de las facultades intelectuales, y, que, por el contrario, es muy frecuente la coexistencia de la memoria, la conciencia, la imaginación, el juicio de lógica, etc., con las psicopatías más bien caracterizadas.

Quisiéramos citar, en apoyo de esta aseveración, parte de algunos artículos que componen el número de la referencia, pero nos encontramos con que, por una causa ó por otra, tendríamos que tomar fragmentos de casi todos. Para no hacer exclusiones inmotivadas, nos abstendremos por esta vez.

Pero no dejaremos de aplaudir por eso la iniciativa feliz de la dirección del hospicio, quien, aparte de procurar grato y elevado solaz á sus enfermos, dándoles ese trabajo intelectual, parece como que los reintegrara en cierto modo á la sociedad de que, así queremos creerlo, muchos están sólo momentáneamente segregados.

 

 

“La Razón”

 

Ecos de las Mercedes– Nos visitan los números 4 y 5 de esta interesante publicación, donde el Dr. Cabred se propone demostrar que la locura no implica siempre un oscurecimiento ó pérdida total de las facultades intelectuales, y que, por el contrario, es muy frecuente la coexistencia de la lógica, el juicio, la fantasía normal, la memoria, la conciencia, las facultades creadoras, etc., con la psicopatía más bien caracterizada.

Esa pequeña contribución intelectual, reclamada semanalmente, con disciplina, proporciona una saludable gimnasia mental; concentra la atención y substrae á los asilados con el trabajo en los momentos de lucidez, á las tristes meditaciones á que su estado predispone, y por último, brindan en las largas horas de reclusión un simpático pasatiempo.

El Dr. Cabred, hombre de iniciativa y saber positivo, no tardará en palpar los resultados de este científico método terapéutico.

 

 

“La Enseñanza”

 

Bibliografía– En calidad de canje hemos recibido las siguientes publicaciones: “Ecos de las Mercedes” revista redactada por los asilados del Hospicio de las Mercedes, bajo los auspicios de la dirección general del establecimiento.

La publicación no tiene tan solo el caracter original, por el hecho de ser redactada por… locos, sinó que se trata de una idea plausible, con procedimientos terapéuticos que coadyuvan á la curación de los enfermos.

Es, podría decirse, por el fin científico que persigue, un nuevo tratamiento de la locura puesto en práctica por el Dr. Domingo Cabred.

Año II, N° 6

 

 

En defensa propia

 

P. B. T., con un gracejo de niño mal criado, la emprende con “Eco de las Mercedes” dedicándole una filípica chacotona de dudoso buen gusto.

No nos detendríamos á contestar estos disparates sino entendiéramos que hay deslealtad y hasta grosería en el ataque.

Después de pasar en revista el cortejo bien nutrido de nuestra prensa, en que figuran representantes del arte, el comercio, la industria, la caricatura, de la que P. B. T. es su más genuino macaneador, encuentra, que solo falta el órgano de la chifladura para completar la serie.

No nos atrevamos á negar consecuencias, cuando entre los organetes de la farra tiene su puesto bien conquistado P. B. T.

“Un batiburrillo estridente”, supone que será este periódico. Pensando nosotros con sobrados motivos, que salvo algunos galimatías disculpables en quienes sufren de la mente, tal vez, de pruebas de cordura, de hidalguía y hasta de inteligencia, desdeñando sátiras incoherentes de chiflados que pasan por cuerdos. En cuanto á los aparatos ortopédicos y recipientes nocturnos á que se refiere, le recomendamos un poco más de higiene, pues sobran los carros del servicio atmosférico para inficionar el aire.

Unas cuantas sandeces más, que no merecen ser tenidas en cuanta y llegamos al final, que como se verá es una sorpresa de no te muevas. Como que entra por el aro, cantando mea culpa, pues no acierta “quien es más loco que quien”. “Ellos que son locos al natural, ó nosotros que disfrazamos nuestras locuras con el dominó de las conveniencias”.

Después de esta palinodia, apaga y vámosnos.

 

Setiembre de 1905