Indice - Home - Cerrar Aplicación

 

Ecos de la vida en el Hospicio

 

 

La visita ministerial

 

Días  pasados tuvimos los asilados del Hospicio de las Mercedes, el honor de participar de la visita hecha á este establecimiento por S. E. el señor Ministro de R. E. y Culto, doctor Manuel Augusto Montes de Oca, acompañado del Sub-Secretario, doctor Tedín Uriburu y del doctor de Veiga, los cuales fueron recibidos en la forma correspondiente; y unidos al señor director del hospicio, doctor Domingo Cabred, y médicos del mismo, doctores Borda, Brandam, Morixe y Chaves, recorrieron las diversas reparticiones de la casa.

La visita empezó por la sección en que están alojados los pensionistas de primera categoría, una parte de cuyo amplio patio representa el grabado que acompaña estas líneas.

Pasóse luego al cuadro de las sala-dormitorios, destinadas á la clinoterapia, es decir, al tratamiento del enfermo en el lecho por medio del reposo; y de allí al departamento de baños, ubicado en la parte del establecimiento que se conoce por el nombre de Casa Vieja, dentro del recinto del antiguo San Buenaventura.

Los visitantes recorrieron después el Pabellón Lucio Meléndez y el de pensionistas, desde donde se dirijieron al Laboratorio de Psiquiatría de la Facultad de Medicina, –que funciona anexo al Hospicio– revisando de paso el terreno en que se echarán en breve los cimientos del Pabellón de Clinoterapia, que será exclusivamente dedicado á ese método de observación y terapéutica, y que constará de amplias sala para dormitorios y comedores, sección completa de baños, cuarto de operaciones, departamento para el médico de servicio, corredores bien resguardados, etc., lo que permitirá que los enfermos, al salir de la cama, puedan disfrutar de alguna libertad, sin que por eso disminuya la vigilancia que es necesario ejercer sobre cada uno de ellos.

Esta visita al establecimiento, será, sin duda, de provechosos resultados para el mismo.

Instintivamente hemos sentido la alegría y la esperanza de algo que, sin saberlo explicar, nos ha alentado, al ver en nuestra casa, recorriendo sus secciones, al señor ministro y su comitiva.

Con esto no tratamos de hacer vislumbrar descontento ó ansiedad, motivados por la acción del señor director y demás médicos del establecimiento, ni mucho ménos, sino simplemente de corroborar el decir de que “el que más tiene más quiere”, aunque es de advertir que la realización de nuevas construcciones en el Hospicio, dará la comodidad necesaria á parte de los enfermos, que hoy se encuentran sin la suficiente holgura, no obstante la buena voluntad de la dirección en mejorar su situación.

Aunque la visita del señor Ministro reconocía una causa seria, pues se traba de observar el estado y necesidades actuales del Hospicio, no por eso ha dejado de tener su nota cómica, que consistió esta vez en una corazonada del erotomaníaco García, quien, avanzando furtivamente por entre los médicos de la comitiva, deslizó en uno de los bolsillos del saco del Dr. Montes de Oca una carta amorosa, algo así como una laudatoria en que dicho erotomaníaco daba rienda suelta á su inspiración,. deshaciéndose en alabanzas de su Dulcinea.

Volviendo á nuestro asunto y para concluir, diremos que hemos visto con sumo agrado la visita realizada por el Dr. Montes de oca y su inteligente y laborioso colaborador, doctor Tedín Uriburu. Ella significa una esperanza, una perspectiva de mejoras. Hagamos votos por su pronta realización.

 

Fausto Sitjes