Indice - Home - Cerrar Aplicación

 

Frenesí masturbatorio post-blenorrágico

Observación 20

 

 

 

Joven de18 años, hijo de padre alcoholista y madre histérica, estudiante. No ha tenido enfermedades dignas de mención. Desde los 12 años se masturba casi diariamente. En sus primeras relaciones heterosexuales, en casas de prostitución, contrae una blenorragia. Durante dos meses se va obligado á no masturbarse, por la gran hiperalgesia uretral. Cuando el proceso pierde sus caracteres infamatorios y comienza á pasar al estado crónico, el sujeto se entrega de nuevo á la masturbación.

La persistencia de la uretritis blenorrágica determina una hiperexcitabilidad sexual progresiva, aunque ya indolora. Cuanto más se masturba más necesita hacerlo, viviendo en estado de priapismo intermitente. Ha llegado á masturbarse 10, 20 y 30 veces por día, durante uno ó dos meses; para no tener trabas en la ejecución de su vicio se ha separado de la casa de su familia, alquilando una habitación donde permanece encerrado día y noche, saliendo solamente para comer.

Su conducta alarma á sus padres, que lo suponen en estado de alienación mental. Por intermedio de la policía es conducido al Servicio de Observación de Alienados, á fines de 1903, de donde fué restituído á su hogar con el diagnóstico de neurastenia cerebro-espinal de origen sexual, estableciéndose que la causa del frenesí masturbatorio estaba en la hiperestesia sexual determinada por la uretritis blenorrágica. Se instituyó un régimen apropiado y el tratamiento de la gonococcia, siendo necesario maniatarlo durante más de un mes para evitar que se masturbara. Más tarde se le prescribió el coito regular, dos veces por semana, lo que le ha evitado reincidir en sus hábitos primitivos.