Indice - Home - Cerrar Aplicación

 

Segunda parte

 

Selección de textos

 

En esta segunda parte se reproduce una serie de los capítulos del libro “Los incomprendidos”, que con prólogo del Dr. Martín Gil y el sugerente subtítulo “Quince capítulos de Medicina Optimista. Orientación Integral Humana” apareció en Buenos Aires editado por las Revistas “Viva Cien Años” e “Hijo Mío”. La obra, destinada a una divulgación masiva del pensamiento de Barilari, tuvo una gran difusión entre el público porteño de la época.

 

Introducción*

Mariano J. Barilari

 

 

Lector: El libro que vas a leer sólo tiene una finalidad: dejar en tu alma un sedimento de posibilidades... ¡Ojalá cristalicen! Probablemente no encuentres en él nada nuevo; me he reducido a exponer conceptos perfectamente aceptados; aunque quizás cada uno lleve un matiz personal.

Juzgo que cuando una obra tiene tal aspiración están justificados todos los defectos que pudiera contener.

La psicología en su larga e interesante evolución, después de haber pasado por las más variadas hipótesis, llegó a la era filosófica especulativa que cedió camino, a principios del siglo pasado, a una nueva corriente que se impuso con caracteres propios: la psicología empírica pura, que fue prestamente llevada al terreno experimental, constituyendo la actual psicología fisiológica, que estudia los fenómenos psíquicos en relación con los procesos funcionales. Se trazan entonces verdaderas líneas directivas, destinadas a sacar en la práctica un provecho real para la humanidad, que se tradujera en el perfeccionamiento de la mente y de la terapéutica práctica. A ello han contribuido especialmente algunos médicos, grandes conocedores del alma humana, entre los que cabe citar, en homenaje a la justicia, a Ribot, James, Janet, Freud, Adler, Jung, Dubois, Rank, Radecki, Kretschmer. Todos han contribuido con atinadas observaciones, a crear métodos y a ordenar conceptos hasta ayer algo confusos; a cada uno corresponde algo de la paternidad, un tanto múltiple, si se quiere, de la psicología actual.

Notárase en el transcurso de estas páginas, una cierta predilección por la psico-filosofía de Adler. Considero que en nuestro ambiente debe contemplarse mucho el problema educativo, abarcado más ampliamente por la psicología individual de Adler, que por otras teorías.

Bosquejado el panorama, tan sólo resta, lector amigo, que comiences la lectura de estas conversaciones sin transcendencia y decirte, repitiendo con Mme. de Sévigné: “Es necesario, entre buenos amigos, dejar trotar la pluma como a ella se le antoja; la mía siempre tiene la rienda suelta”.

No busques más de los que puedo brindaros: Una orientación y un estímulo u

 

El autor

 

 

“Hay tres especies de ignorancia: no saber lo que se debiera saber; saber mal lo que se sabe y saber lo que no se debería saber”.

La Rochefoucault

 

“Yo prefiero educar un alma y no amueblarla”.

Lambert

 

 

* Tomado, al igual que los Capítulos siguientes de “Los incomprendidos”. (Editado por las Revistas Viva Cien Años e Hijo Mío) Librería de la Salud, Bs. As. 1936

Nota del Editor. En los textos de esta sección ha sido respetada la ortografía original.