Indice - Home - Cerrar Aplicación

 

Poemas(1)

Alejandro Korn

 

Ya suenan las campanas.

¡Qué alegres! ¿No las oyes?

Parece que festejan

la huída de la noche.

 

Y el sol se pavonea

con su traje de corte,

exhibiendo sus rayos

en un áureo derroche.

 

Los pájaros gorjean.

El cielo ríe. Impone

la suave primavera

su poder sobre el orbe.

 

En clara paz descansan

ciudad, llanura y bosque.

En la tierra, hasta el rastro

del dolor disipóse ...

Lo que soñé me fué otorgado,

obtuve al fin lo que anhelaba;

y sin cadenas, en clara paz,

libre y ligera se alza mi alma.

 

Fuá, por cierto, duro el combate

y sin descanso. Soportaban

apenas de la vida el peso

mis alas fatigadas.

 

Pero llegó el supremo instante,

llegó por fin la hora esperada,

y en un segundo conquisté

toda mi bienaventuranza.

 

Ya pueden seguir, bajo el viejo

yugo, los años su caravana.

Yo, con el signo de la dicha,

Me yergo, ileso, en la batalla.

 

 

 

 

 

 

 

Me alcé hasta las más altas cumbres

humanas con la inspiración

para comprender el enigma

que nos esconde la Creación.

 

Traspasé mi alma de una vida

múltiple: color y pasión.

Probé el goce, y la omnipotencia

sentí del sagrado dolor.

 

Y lo que en su cálido anhelo

mi corazón ansioso vió,

me fué concedido acuñarlo

en versos de broncíneo son.

 

¡Albricias! Tras de largos días

ha vuelto a brillar hoy

en mi alma herida la esperanza

con débil resplandor.

 

En el horizonte despunta

un nuevo amanecer,

y el corazón, muerto hacía tiempo,

vuelve a martillar otra vez.

 

Las sombras de mi espíritu

ya se hacen claridad.

Siento con dulce resistencia

que también el dolor se va.

 

Y es todo. En las horas amargas

mi fuerza se probó.

Digo: "Bendito sea tu nombre"

sin que tiemble mi voz.

 

 

 

 

Descansa en la paz de mi alma

el mundo en diáfana serenidad,

libre de imperfección y mácula,

libre de culpa y de pesar.

 

La magna obra está cumplida

con aliento de eternidad;

cae la venda falaz; enmudece

el goce, el dolor terrenal.

 

Victorioso, quiere el espíritu

la contradicción superar,

y los seres se le confunden

en una única Unidad.

 

 

 

 

¡Albricias! Tras de largos días

ha vuelto a brillar hoy

en mi alma herida la esperanza

con débil resplandor.

 

En el horizonte despunta

un nuevo amanecer,

y el corazón, muerto hacía tiempo,

vuelve a martillar otra vez.

 

Las sombras de mi espíritu

ya se hacen claridad.

Siento con dulce resistencia

que también el dolor se va.

 

Y es todo. En las horas amargas

mi fuerza se probó.

Digo: "Bendito sea tu nombre"

sin que tiemble mi voz.

 

 

 

Manuscrito de Alejandro Korn, dirigido a los estudiantes, en tiempos de la Reforma Universitaria en la ciudad de La Plata

 

La primera jornada termina. La victoria no ha sido el don fortuito de horas propicias sino conquista alcanzada en áspera contienda, a fuerza de entusiasmo, tenacidad y abnegación idealista Llegarán ustedes a los lindes de la vida y se sentirán mejores al recordar la “Huelga Grande”. Dispersos en la extensión de la patria, consagrados a tareas distintas, combatientes quizás en filas opuestas, en posiciones encumbradas o modestas, evocareis concordes el recuerdo luminoso de los días juveniles que os vincularon en este anhelo de cultura y libertad. Dignificar la vida universitaria es dignificar la vida nacional. El gran movimiento renovador y regenerador que estremece el alma de las nuevas generaciones ha pasado también por la vuestra, habeís escuchado el reclamo de la hora presente, ha despertado en vuestra conciencia el ideal de la justicia humana.

Que no se agote en el impulso inicial el viril esfuerzo, que el primer éxito no se marchite en muelle abandono, que en activa persistencia la libertad anhelada sea libertad creadora.

 

A Korn (1919)

 

 

1.        Poemas. Escritos en alemán. Traducción Ernesto Palacio. Universidad de Buenos Aires; Facultad de Filosofía y Letras; Instituto de Estudios Germánicos. Buenos Aires, 1942.

 

 

Editorial Polemos, 2001

Moreno 1785, 5° P. (1093) Buenos Aires, Argentina.

Tel/Fax: 54(11) 4383-5291 / 4382-4181 - E-mail: editorial@polemos.com.ar

Registro Nacional de la Propiedad Intelectual 1.783.211 - ISSN: 0329-9872

Todos los derechos reservados

© Copyright by Polemos S. A.

Diseño: Mabel Penette

Composición y armado: Omega Laser Gráfica

Impreso en Adagraf Impresores. Salmún Feijóo 1035, Ciudad de Buenos Aires.

Queda Hecho el depósito que marca la Ley